Católica campeona absoluta del rugby nacional

Foto: Víctor Hugo Montalva Concha / Arusa.
Foto: Víctor Hugo Montalva Concha / Arusa.

En un partido de infarto, el conjunto de San Carlos de Apoquindo se impuso en punto de oro ante el PWCC y se coronó campeón del Top 8 2019. Los cruzados alcanzaron la estrella número 20 en el deporte ovalado y se posicionan como los máximos campeones de la disciplina de rugby xv.

PD Chile

La familia del rugby chileno nuevamente se reunió para ver rodar la ovalada y presenciar un partido épico en la cancha del Prince of Wales Country Club.

La final del Top 8 del Torneo Juan Maestro Central 2019 tuvo al cuadro local y al Rugby UC como protagonistas de una gesta épica. Mucho tackles, patadas y tries sostenidos en un ritmo de intensidad pocas veces visto en Santiago de Chile a nivel de clubes.

Y es que la final de la máxima categoría tuvo a grandes estelares que son habituales en los Cóndores XV como son Felipe Brangier, Ignacio Silva, Francisco Metuaze por el lado del PWCC y Juan Pablo Larenas, Matías Dittus y José Tomás Munita por los cruzados.

El partido

El partido terminó igualado 21 a 21 en el tiempo reglamentario, estirando la definición a un alargue con punto de oro. Durante los 80 minutos, la UC abrió tempranamente el marcador a través de un penal de José Tomás Baraona a los 3 minutos de partido.

PWCC hizo la replica a los 13 minutos con un penal de su capitán, Javier Reyes. Luego, los locales seguirían estirando la ventaja y se irián al descanso liderando el placard por 9 a 3.

La UC no se desesperó y pudo aprovechar el sin-bin de Raimundo Martínez tras un tackle alto a Juan Pablo Perrotta y cometer un penal en las 22 yardas. Esto sería aprovechado por la visita en la patada de José Tomás Baraona descontando 6 a 9 el marcador.

La franja supo sacarle provecho a los espacios dejados por el Country. Tras un line en campo propio, los cruzados gestaron una gran jugada colectiva que en finalizó en el try del pilar Matías Dittus sobre la bandera del sector izquierdo del in-goal defendido por los británicos. Luego, los de la precordillera no lograrían la conversión y se irían al descanso con el placard 11 a 9.

En el complemento, la euforia no paró. Tras unos primeros minutos muy friccionados donde ambas escuadras buscaban plasmar lo mejor de sí mismos evitando el error. No obstante, los locales cometieron un offside en los 55 minutos y Baraona sumó de a tres para el cuadro estudiantil poniendo las cosas 14-9.

Parecía que estaba todo finiquitado. Católica seguía sumando puntos a través del pick and go y el gran poder ofensivo de forwards. De esta forma, lograron llegar en varias fases al límite del in-goal y el medio scrum Juan Pablo Perrotta fue más vivo y logró apoyar la ovalada nuevamente para dejar las cosas 21 a 9 a los 62 minutos.

Con 18 minutos restantes, el Clab dijo algo más. Apelando al amor propio y explosividad de sus forward, los dirigidos por Juan Martínez González se fueron con todo en busca del descuento. Forzaron la amarilla del capitán cruzado Ricardo Sifiri y con ventaja numérica llevaron las cosas 21-16 con una jugada rápida de Ignacio Silva y la posterior conversión.

En los descuentos llegaría el milagro. En una jugada no apta para cardíacos, el PWCC se lanzó al ataque en una jugada que tuvo más de cuatro fases y donde participaron los quince jugadores. La gran asociación terminó en try del flanker Joaquín Milessi en el extremo de la cancha de Las Arañas. No lograron la conversión y todo quedó 21-21.

La patada de la 20ma

La situación sería definida con dos tiempos de 10 minutos a punto de oro y luego patadas a los palos en caso de seguir la paridad. Tanto la UC como el PWCC sabían que un error les costaba el título.

El country tuvo tres oportunidades para gritar campeón en los pies de Javier Reyes. Un penal a los 81′, un drop a los 83′ y un nuevo penal a los 85′. En tanto la UC seguía remando y encontró su chance a los 89 minutos con un penal que pegó en el poste izquierdo.

Un minuto después vendría la euforia. El country nuevamente cometía un penal a 20 metros de los tres palos y en el medio. Esta vez, José Tomás Baraona pateó la pelota hacia los tres palos desatando el carnaval cruzado en La Reina.

El calvo referí José Ignacio Calle pitó el final del encuentro y se desató la locura cruzada en La Reina donde incluso fanáticos, amigos y familiares ingresaron a celebrar junto al XV de la precordillera.

El rugby UC alcanzó su estrella número 20 y se consagra como el campeón eterno tras los logros obtenidos en los años 1949, 1964, 1965, 1975, 1987, 1988, 1989, 1990, 1992, 1995, 1996, 1997, 1998, 1999, 2002, 2003, 2004, 2006 y 2009.