El Cóndor mayor

La historia de los Cóndores 7s no puede escribirse sin mencionar a uno de los principales artífices. Edmundo Olfos (42) es el autor intelectual del sello aguerrido que los rugbistas especialistas en seven demostraron en Punta del Este y Viña del Mar hace casi un mes,  y que tienen a Chile clasificado a la qualy de Hong Kong para luchar por un lugar en el circuito mundial.

Dante Comiso

Vivir del deporte es cosa seria en este país. La carrera de profesor de educación física está saturada y el campo laboral da para reinventarse. Ahora bien, si a esta carrera se le suma el valor agregado de entrenador y ex deportista, sin duda que tiene un plus.

Edmundo Olfos, de 42 años, es un ejemplo cercano a esta condición. Con diez años al frente del rugby nacional ha vivido de todo. Sus orígenes en el The Mackay School le permitieron conocer todos los secretos del deporte ovalado para luego transformarlo en parte de su vida.

A tal punto, que llegó al primer mundo del rugby  jugando en Sudáfrica e Inglaterra. Hoy toda esa experiencia la transmitido como técnico. El hambre de ganar, las ganas de sobresalir y faltarle el respeto al rival son algunos de los postulados que desde 2008, Longa aplica en sus dirigidos.

Si esto se le suma la disciplina y el amateurismo presente en gran parte de las disciplinas deportivas chilenas, lo hecho por Edmundo Olfos al mando de los Cóndores 7s tiene doble mérito.  Ser profesional ad honorem trae sus regalías. Hoy el rugby chileno vive su mejor presente y Olfos es el principal responsable.

En sus órdenes está el mensaje de hacer historia y “conservar una especie declarada extinta”. El cóndor mayor tiene todas las de ganar. Debe tomar la corriente y aprovechar el vuelo directo al gigante asiático.