¿El nuevo sol de México?

El mexicano Emilio Treviño sorprendió ayer tras colgarse el oro en la plataforma de 7 metros y medio con menos de 15 años.

Emilio Treviño tiene sólo 12 años. No obstante, viene de una familia de clavadistas. Su apellido es sinónimo de saltos ornamentales en todo el mundo. El pequeño cuate causó furor en la jornada de ayer de los Panamericanos de Clavados Junior que se realizan en el Centro Acuático del Estadio Nacional tras colgarse el oro en la plataforma de 7 metros de la categoría 12-13 años.

PD Chile

“Vamos Emilio”, le grita su equipo cuando un pequeño de 1.40 se ve nervioso desde la imponente plataforma de 7 metros y medio del Cubo de Agua, apodo que recibe la alberca en donde se desarrolla la IX versión del Panamericano Junior Santiago 2019.

Cuando el locutor lo presenta, Emilio se acerca a la plataforma; se para en dos brazos y con la agilidad del gimnasta saca un clavado de tres y medio. Uno de los más complejos de realizar. Su apuesta le dio resultado. El pequeño de 12 años se colgó con el oro en la categoría infantil continental, siendo su primera competencia internacional e incluso ya se ilusiona con llevar la bandera verde, roja y blanca a París 2024.

“En cada competencia pienso en lo que tengo que hacer. Soy muy constante en todo. París 2024 es una de mis metas. Estoy haciendo distintas formas de entrenamientos con mis técnico para llevar a cabo el objetivo de clasificar a París”, expone con el oro colgado Emilio y con sus lentes parecidos a los de Monito Vidal.

Esa misma determinación de un chico de 12 años es el resultado de meses de trabajo de un equipo multidisciplinario que apuesta por competencia y más competencia desde la temprana edad. México es una de las potencias mundiales del continente y sólo en la primera jornada del certamen se subió 5 veces al podio (4 oros, 1 plata).

“México vino a ganar el torneo. Se prepararon para esta competencia. Los Panamericanos junior son super importantes, ya que es la preparación para que el deportista crezca. Todas las citas continentales son citas muy importantes y para ellos es de igual forma”, apunta el clavadista del Team Chile, Donato Neglia, quien participa del torneo como comentarista de la transmisión oficial del evento.

La psicología del “tú puedes”

El medallero inicial del país norteamericano no es casualidad. Tanto las selecciones juveniles como infantiles vienen trabajando hace un año desde distintas aristas buscando que los más pequeños se fogueen y estén preparados para el alto rendimiento a nivel olímpico

“Desde estas edades se va viendo la proyección que cada deportista tiene para el nuevo Ciclo Olímpico”, enfatiza Teresa Vallejos, entrenadora infantil de México. “Nuestra mentalidad es proyectar a todos nuestros clavadistas a un nivel mundial”, agrega.

Además, el staff técnico tricolor pone un alto énfasis en la psicología deportiva, buscando manejar la presión sin olvidar que los clavadistas con los que tratan tienen entre 11 a 15 años. Ese trabajo de “asistencia mental” tuvo sus primeros frutos con Emilio Treviño tras colgarse el oro en la plataforma de 7 metros. “En el caso de Emilio, lo que hacemos es practicar con él todo el tiempo y lo más importante es que disfrute. Le mostramos que él es el mejor y que demuestre lo que sabe hacer, sin dejar de divertirse”, finaliza Vallejos.

Puedes ver la tranmisión del Panamericano de Clavados Junior Santiago 2019 aquí.

 

Un evento inédito en el país