El futbolista italiano Ciro Immobile causó furor durante estos días tras alzarse con el botín de oro que premia al máximo goleador de Europa. El ariete de 30 años, marcó 36 goles defendiendo los colores de la Lazio e igualó la marca de Gonzalo Higuaín (ARG), situándose como el quinto goleador del viejo continente.

PD Chile

El tano rompió con la hegomonía 11 temporadas consecutivas donde Lionel Messi y Cristiano Ronaldo se repartían las estuatillas. En la squadra de Roma aseguran que Immobile permanecerá en el equipo pese a tener importantes ofertas del Newcastle y del Barcelona. Según Corriere dello Sport, la Lazio lo retendría por una suma que bordea los 5 millones de Euros.

Ciro immobile es el tercer jugador italiano en recibir la condecoración tras Luca Toni en 2006 y Francesco Totti en 2007. Se caracteriza por un delantero que se desmarca rápidamente de los centrales, tiene gran poder de finalización de jugadas y es muy peligroso en el contrataque.

Su carrera

El nuevo capo cannoniere nació en la localidad napolitana de Torre Annunziata el 20 de febrero de 1990. Comenzó como jugador en las divisiones inferiores del “Torre Annunziata 88”. Pese a que intentó ir a equipos de mayor renombre, no fue aceptado en el Parma ni el Salernitata por tener una estatura baja.

A los 12 años sería tentado por el Empoli pero sus padres no lo dejaron partir porque consideraron que era demasiado pequeño para estar lejos de casa. Fue entonces al Sorrento. Allí jugaba con compañeros de mayor edad que la suya debido a que en su categoría era muy superior en cuanto a nivel futbolístico.

Como dato, en la temporada 2007-2008 llegó a marcar 30 goles. Un doblete contra el Torino F.C hizo que los veedores de la Juventus se interesaran en contratarlo. De esta forma, Immobile pasaría a la “Vechia Signora” con sólo 18 años.

Su debut en primera con la Juventus sería el 14 de marzo de 2009 ante el Bologna. Allí reemplazaría a Alessandro del Piero, un emblema del club turinés. No obstante, en 2010 se iría de prestamo al Siena y luego al Grosseto. En 2011/12 recalaría en el Pescara de la Serie B italiana. Fue allí cuando explotó como jugador.

En ese equipo, también jugaba Marco Verrati, hoy en el Paris Saint Germain francés. Ambos fueron dirigidos por aclamado entrenador checo Zdének Zeman. Resultó goleador del torneo y ascenderían a la Serie A.

Dicho rendimiento causó el interés del Genoa para contratarlo y comprar la mitad de su pase. Finalmente no cumplió con las expectativas y pasaría al Torino. Allí volvería a su nivel y sería nuevamente goleador de la Serie A.

El buen rendimiento en Torino lo hizo migrar al mítico Borussia Dortmund de Jurgen Klopp en la temporada 2014/15. No obstante, nunca pudo adaptarse a las frías costumbres alemanas.

Ya era todo un personaje en Italia. Había formado parte de la selección italiana de paupérrimo rendimiento en el Mundial de Brasil 2014. Sería en 2016, el año en que se produjo su retorno al Calcio para jugar en el Torino, pero la gran explosión se produjo medio año más tarde, cuando llegó al Lazio para la temporada 2016/17. 

Allí se convertiría en la gran figura, ganando las Supercopas de Italia 2017 y 2019 y la Copa Italia 2019, además de ser el gran goleador del equipo.

En la selección italiana, comenzó desde los juveniles. Fue subcampeón europeo sub-21 en Israel 2013, y tras haber participado en el Mundial 2014 dirigido por Cesare Prandelli, volvió a ser convocado para la Eurocopa de Francia en 2016, en la que llegó a los cuartos de final, y tuvo que sufrir la eliminación del Mundial de Rusia 2018 cuando los “Azzurri” no pudieron vencer a Suecia y se quedaron fuera de un Mundial por primera vez en una eliminatoria.

En el total de su carrera marcó 180 goles en 353 partidos, entre clubes y la selección italiana.

Immobile está casado desde 2014 con la influencer Jessica Melena, con la que tiene tres hijos. Michela (7 años), Giorgia (5) y Mattia (1). Su mujer, con la que aparece entrenándose muchas veces en su casa, está muy presente en las redes sociales, y en tono humorístico suele quejarse públicamente de que su esposo está demasiado tiempo pendiente de los videojuegos y de los coches, a tal punto que durante el tiempo que no se pudo jugar por la pandemia del Coronavirus, participó del Gran Premio Virtual de China junto a varios pilotos de Fórmula Uno.

Se conocieron cuando Immobile jugaba para el Pescara y el delantero juega con el número 17 en su espalda porque es el número que corresponde a la fecha de nacimiento de ella (17 de julio de 1990). Además, suele usar varios tatuajes que hacen referencia a su familia.

Con su DT Simone Inzaghi son tan amigos, que suelen salir juntos de vacaciones con sus familias (como a Dubai e Islas Maldivas), aunque es conocido el pánico que Immobile tiene a los aviones, lo que suele ser motivo de constantes bromas de sus compañeros del Lazio, especialmente del defensor Francesco Acerbi.

Immobile vive ahora sus mejores días como goleador y deshoja la margarita de su futuro mientras ya ordena reacomoda su living para hacer el espacio para su primer botín de oro.