“En Chile, se pierden bastantes oportunidades de subir el nivel por temas de financiamiento”

La familia Portell está ligada al automovilismo desde hace un tiempo. Hoy, Diego Portell es uno de los encargados de mantener la tradición tuerca familiar y junto con eso, ser parte de la nueva camada de pilotos de karting nacionales que aspiran a tomar la posta de Eliseo Salazar y llegar algún día a la Fórmula 1. Aquí comienza un nuevo Testimonio PD.

Camilo Zavala P.

“Papi, pásame las llaves para cambiarme que ya me voy”, vocifera Diego Portell a su progenitor entre medio de las ráfagas de viento características de la depresión intermedia chilena. Diego Portell tiene 18 años y desde hace tres años que se ha tomado en serio la competencia. Cuatro veces a la semana viaja entre Peñalolén y Melipilla para dar vueltas al circuito que será del próximo Sudamericano de Karting Rotax (9 – 14 de septiembre)

El Karting es una de las categorías bases del automovilismo mundial. Por esta disciplina pasaron grandes nombres como Michael Schumacher, Rubens Barrichello, José María López, entre otros.

Es en esta disciplina donde el pequeño Diego se agranda al momento de pilotear su monoplaza anaranjado. Con esa hambre de gigante,  obtuvo una destacada participación en el reciente mundial de Karting Rotax realizado en Paraíba, Brasil y que permitió posicionar a nuestro país en el quinceavo lugar.  Además, Portell posee en su pieza el título de bicampeón nacional (2017 y 2018).

Después de este logro, Portell quiere salir campeón en casa. Melipilla es su segunda morada y el autódromo Las Perdices su centro de entrenamiento. Conoce más detalles de la sangre nueva del automovilismo nacional a continuación.

Si tuvieras que presentarte a nuestros lectores, ¿cómo te presentarías?

“Mi nombre es Diego Portell. Soy piloto de la categoría senior de karting Rotax”

¿Qué es lo que se necesita para adentrarse en el mundo del karting?

“Si es que las marcas no te conocen, se necesita mucho presupuesto. Lo primero es tener el auto. Después asistir a algún circuito que esté con la normativa y luego comenzar a entrenar”.

Una vez que entrenas y que ves que tienes condiciones, ¿cómo te decides por competir?

“Yo empecé a competir cuando realmente sentí la confianza. Entrené tres meses seguidos y allí me iba comparando con los pilotos. En un momento, sentí que podía y lo intenté”.

¿Qué es lo que pasa por tu cabeza cuando estás compitiendo en el karting?

“Se siente mucha adrenalina. Pasa muy rápido todo. Cuando vas adquiriendo experiencia, te vas dando cuenta que no todas las carreras se ganan. Hay carreras y carreras. Hay momentos en que uno tiene que saber perder también. Hay que aprender a tener frustraciones porque hay un factor sorpresa que es muy alto”.

¿Eso tiene que ver la diferencias entre milésimas o centésimas entre un competidor y otro?

“Sí, una es de esas. Pero también hay otras. Hay veces en que te chocan y no lo alcanzas a esquivar. O bien, se te rompe algo. La frustración no es necesariamente por el tiempo. Hay muchas cosas detrás que pueden llegar a influir en el aspecto mental”.

Al momento de buscar la qualy, ¿cómo se prepara el auto desde el punto de vista mecánico? ¿cómo es la relación entre la máquina y el piloto?

“El motor tiene que estar bastante óptimo. Los motores se ocupan con un horómetro, que es para ver cuántas horas tiene el motor. Después de las 30 horas, generalmente se les cambia pistones porque ya pasó su punto óptimo. El chasis también es muy importante en esto. Hay veces en que la pista se engoma y allí hay que hacer cambios. En el karting se pueden hacer muchísimos cambios y pruebas. Eso es muy difícil porque se necesita un muy buen piloto. Un piloto que conozca y sepa sentir el auto”.

¿Cómo se interpreta ese sentir y de qué manera le transmite a tu preparador lo que necesitas para lograr la puesta a punto?

“Aquí en el karting no se trabaja con carga aerodinámica. Se trabaja mucha con la alineación, la altura delantera y trasera, masas cortas, el eje, etc. Hay un sinfín de cosas que se pueden trabajar. Todo va relacionado con la dureza de los componentes y la pista. Dependerá mucha de las condiciones en la que esté la pista para aplicar los componentes necesarios. Por ejemplo, la pista como está en este momento, no se pueden ocupar componentes muy blandos porque hace que el auto se mueva mucho. Para estas condiciones, el auto tiene que ir más rígido, para que logre tener tracción”.

Vamos a la competencia misma. Empezaste a competir a nivel local, comenzaste a ganar campeonatos a nivel nacional y luego viene el campeonato mundial en Paraiba, Brasil el año pasado. ¿Cómo fue esa experiencia donde te codeaste con muchos pilotos de todo el orbe?

“Sí, es cierto. Estuvimos en el Sudamericano de Colombia también, donde tuvimos todo para ganarlo. Se invirtió dinero y tiempo, porque nos fuimos a entrenar un mes antes. Veníamos súper bien pero tuvimos un pequeño problema con una llanta que estaba fisurada. Luego fuimos a Brasil con la misma intención. Últimamente, el nivel chileno ha subido muchísimo. Encuentro que estamos a la par con los brasileños y argentinos. Los chilenos estamos teniendo un buen desempeño. En lo personal, no le tengo miedo a ninguno. No tengo ese miedo o preocupación de encontrarlos superiores”.

A tus 18 años, ¿cómo proyectas tu carrera y el futuro del karting nacional?

“Con lo que estamos teniendo que es tener un Sudamericano, estamos dando que hablar. Ahora se integró una nueva categoría que es la Fórmula Total con un chasis europeo. Esta es una categoría europea y está bastante buena. Con todo esto, el automovilismo chileno ha ido creciendo bastante. En cuanto a Fórmula, yo creo que el karting es una de las disciplinas que más ha crecido porque es muy competitivo. Se necesita ser muy hábil en la conducción”.

En tus tiempos libres, ¿ves automovilismo? ¿qué carreras sigues? ¿cuáles son las que más te gustan?

“Sigo bastante las carreras argentinas. Me gusta mucho el TC 2000 y TN. Eso más que nada. No me gusta mucho la Fórmula 1. No soy muy fanático. Se ha invertido muchísimo dinero en las marcas más grandes y las escuderías más pequeñas no pueden competir de igual a igual debido al presupuesto que manejan. Eso genera una disparidad entre un piloto y otro. Por ejemplo, en el karting, todo va con sello y hay mucha paridad. Por eso es tan importante a nivel mundial”.

Por último, ¿qué crees que hace falta de parte del Estado para potenciar aún más la categorías bases y el deporte motor a nivel nacional?

“¿Realmente? Es súper fácil. Se llama apoyo económico. A mí me han planteado en muchas oportunidades, salir a Italia, Francia, España, Portugal. Lamentablemente no hemos podido por un tema netamente económico. Mi papá tiene para poder pagármelo, pero yo no quiero hacer eso. En Chile, se pierden bastantes oportunidades de subir el nivel por temas de financiamiento”.

Ping Pong PD

Un libro: “No leo muchos libros”, (risas)

Comida Favorita: “Porotos”

Un ídolo: “Michael Schumacher”

Lugar soñado de vacaciones: “Tailandia”

Película favorita: “Senna”

Ser feliz o ser leyenda: “Ser feliz”