La joven promesa del automovilismo nacional que brilla a nivel mundial

0
4

Con apenas 14 años, Nicolás Pino, ha obtenido triunfos y resultados que ningún otro deportista chileno en su disciplina a su edad. Además, se ha transformado tal como indican todos los expertos, en un piloto de clase mundial, con destacadas participaciones y triunfos en los principales campeonatos del circuito profesional de karting en Europa.

PD Chile

La próxima realización del campeonato Formula E en Chile lo motiva y está convencido que con eventos como éste, el automovilismo se hace más conocido, acerca al público y las empresas, y se consolida como panorama para toda la familia.

Su meta, y lo declara con una enorme convicción, es “llegar a competir en Fórmula 1 y Fórmula E, y ser campeón mundial”. Un sueño que por muy lejano que parezca para cualquier joven aficionado al automovilismo, poco a poco se está haciendo realidad para Nicolás Ignacio Pino Muñoz, quien a sus 14 años de edad, es actualmente el más destacado exponente nacional de karting profesional, la cuna de todos los grandes pilotos de carreras.

“He ganado muchas carreras, unas más importantes que otras, pero haber ganado por primera vez fuera de Chile en Italia, sin duda, ha sido un logro”, señala el deportista.

Lo que se inició como un hobby, hace cinco años, hoy lo ha transformado en un piloto de clase mundial, gracias a su talento, dedicación, trabajo, esfuerzo y una inédita trayectoria en el deporte tuerca para un deportista chileno.

Su carrera se ha desarrollado compitiendo, ganando y destacando por todo el mundo, en los principales campeonatos y circuitos profesionales de Karting, que son la base para avanzar en el desarrollo del proyecto hacia la Fórmulas 1 y Formula E, las principales competencias del automovilismo mundial.

En su rápida carrera, que es muy poco conocida en Chile, este joven deportista ha competido en los principales campeonatos nacionales, en Argentina, Estados Unidos y Europa.

Es así como el año 2017 y el pasado 2018 fue seleccionado por la Federación Internacional de Automovilismo – FIA, para participar del CIK (Commission Internationale de Karting) FIA Academy Trophy, categoría comandada por los representantes de la Fórmula 1, que identifica y selecciona a las promesas del automovilismo, siendo Nicolás Pino el primer chileno en la historia, con tan sólo 12 años, ha podido competir a ese nivel.

También, producto de su destacada participación en el circuito, fue seleccionado por la FIA para competir en la primera exposición del automovilismo en una competencia olímpica en los “YOG de Buenos Aires” (Youth Olympic Games), el pasado Octubre de 2018 en karting eléctricos, equivalente a los “F-e de karting”, en donde término segundo.

“A veces me dan ganas de hacer de todo y subirme a todo, pero veo siempre que los que avanzan de verdad en el circuito Europeo, van paso a paso -afirma el deportista- Mi meta es seguir haciendo la carrera necesaria para llegar a lo que me he propuesto, por eso el 2019 debiera estar viviendo parte importante del año en Europa y  competir en las carreras FIA en mi categoría, Campeonatos WSK (World Series Karting, del mismo nivel que FIA), iniciar las primeras incursiones en Autos de Fórmula, entre otros desafíos, y así avanzar para llegar a campeonatos FIA en F4, F3, F2, F-e y F1, y durante 2019, ganar al menos una carrera en el circuito europeo”, expone la sangre nueva del deporte tuerca.

Cabe destacar que en el automovilismo, no existe ningún piloto de clase mundial que no haya desarrollado una carrera ordenada y estructurada como lo ha venido haciendo Nicolás y su equipo.

“Nico puede llegar tan lejos como él quiera, siempre y cuando tenga las herramientas y el apoyo de marcas y mecenas como es en todo el mundo, para hacer este camino a ser un piloto de elite; su carrera ya está proyectada y ya empezó a realizar su sueño, tiene una determinación enorme que sin duda lo hará llegar lejos, tanto es así, que categorías como Turismo Europeo, la Formula E o incluso la Formula 1 son objetivos alcanzables para él”, afirma su entrenador Luis Ignacio Valenzuela.

Agrega que en Nicolás,  aparte del  talento innato que demuestra cada vez que está tras el volante, valora su pasión, entrega y su compromiso con lo que él ve como su trabajo, su futuro. “Este joven deportista de alto rendimiento pareciera sólo tener plena felicidad cuando está manejando, esta 100% convencido de lo que quiere y no va a parar hasta conseguirlo”, asegura su entrenador.

Respecto a compatibilizar entrenamientos, carreras internacionales y estudios, Nicolás afirma que cuenta con el apoyo de su colegio (Lincoln International Academy de Chicureo) y sus compañeros que le mandan las tareas por Instagram. Pero por sobre lo anterior, reconoce que su principal apoyo es su familia, en especial, su padre y su tío, quienes lo acompañan en todo y lo motivan a seguir en el automovilismo y a dedicarse con pasión a conseguir sus sueños.

La próxima realización del campeonato Formula E en Chile lo tiene muy entusiasmado y está convencido con eventos como ése, el automovilismo se hace más conocido. “La gente en Chile no sabe de qué se tratan las carreras, todo es amateur y este tipo de eventos mundiales, como los que corro afuera de estándar FIA, motivan a la gente a introducirse en este deporte, atrae a las marcas y las empresas que son fundamentales, y refuerza que el automovilismo es un evento familiar”, apunta Pino.

Finalmente aconseja a los jóvenes que quieran seguir sus pasos, que entrenen y practiquen más que sus competidores. “Hay que levantarse temprano, tener un plan diario y cumplirlo, aunque cueste; no creerse mejor que nadie; respetar y aprender de lo bueno que otros hacen, ojalá manejarse bien en inglés e italiano, y convencerse de que todo lo que uno se plantea, se puede conseguir”, concluye Nicolás Pino.