La selección nacional de rugby reducido finalizó segundo del circuito sudamericano de sevens tras finalizar en la séptima posición en el Seven de Viña by Suzuki. Los Cóndores 7, accedieron de esta manera al mundial de la especialidad a desarrollarse en julio de este año en San Francisco.

Felipe Metuaze J.

A partir del seven de Punta del Este, la escuadra nacional tenía el gran objetivo de alcanzar uno de los cupos que los ingresara a la cita mundialista. Todo partió con el pie derecho para el equipo chileno, que con un gran nivel, concluyó segundo del certamen uruguayo cayendo 21-5 ante Sudáfrica en la final.

Su gran actuación en este torneo posicionaba a los dirigidos por Edmundo Olfos como primeros en el ranking sudamericano a la espera de lo que sucediera en Viña del Mar, certamen que daba término al circuito de sevens de América del Sur.

La primera jornada en las canchas del colegio Mackay de Viña del Mar, mostraban a un equipo chileno sólido, y con dos victorias y una derrota en la fase de grupos se instalaban en los cuartos de final de la competencia, manteniendo hasta ese momento, el primer cupo hacia el mundial.

Armadas las llaves de cuartos de final, la selección nacional se cruzaba en dicha instancia con la escuadra francesa, difícil escollo para los Cóndores 7 sabiendo la tradición rugbística que posee el país europeo.

Los galos dejaban en silencio las graderías del colegio viñamarino al marcar dos tries y colocar al equipo chileno 0-14 en el marcador. El reloj avanzaba y Chile no podía descontar.

Ya se jugaba el segundo tiempo y a menos de siete minutos para que finalizara el compromiso, Francisco Urroz se escapaba y apoyaba el descuento que dejaba el marcador un try a favor de los galos.

Sonaba la campana y los Cóndores tenían la posesión de la ovalada, sin embargo, una patada cruzada de Ignacio Silva que buscaba la recepción del Wing Julio Blanc, no tuvo buena puntería y la pelota se iba de la cancha dándole así el triunfo a Francia.

Pese a la derrota Chile lograba el tan anhelado paso al mundial,debido a que Brasil había sucumbido ante Uruguay.

Finalmente los Cóndores 7 acabaron en el séptimo lugar del torneo y sumaron 27 puntos en la clasificación general, resultado que los dejaba por debajo de Uruguay pero igualmente clasificados al mundial por ser el segundo equipo sudamericano en la clasificación.

Previo a su debut en el mundial, los Cóndores 7 participarán del torneo clasificatorio de Hong Kong, a llevarse a cabo en abril del presente año. El certamen premia al campeón, con un cupo a todas las fechas del circuito mundial de seven del 2019.

El trago amargo para los chilenos fue no haber conseguido el cupo para las etapas del circuito mundial de Las Vegas y Vancouver de este año. Premio que se quedara en manos de Uruguay por haber finalizado primero en el circuito sudamericano.

Felipe Brangier, capitán de los condores 7, saco conclusiones del desempeño de la selección en el circuito sudamericano y se ve optimista de cara a los futuros compromisos.

“Estos torneos dejan al descubierto que nos falta preparación, tenemos que seguir trabajando en ciertos aspectos que ya tenemos identificados, y para eso hay que tener paciencia y sacrificio por parte del grupo para seguir avanzando en lo que nos falta”.

Otro cóndor protagonista en la actuación de Chile 7 en Punta del Este y Viña del Mar, fue el wing de Old Boys Benjamín De Vidts, que a punta de tries se ha ganado un lugar en la escuadra nacional.

“Un trago medio amargo por no conseguir la clasificación a Las Vegas y Vancouver, pero feliz por obtener el paso al mundial y a Hong Kong, así que ahora a prepararse para ir a dar una buena actuación a esos torneos”, sentencio el joven rugbista de 22 años.

Olfos y compañía ya comienzan a sacar conclusiones de lo qué falta y lo qué deben mejorar. Todo esto, tras  las experiencias compartidas con las grandes potencias del rugby olímpico como son Irlanda, Inglaterra y los campeones mundiales, Sudáfrica.

Trabajar en las alas de estas aves será la gran tarea para alcanzar el sueño californiano.