Uno de las leyendas que extrañaba el mundo del deporte era Tiger Woods. Los fanáticos de los campos verdes, putt y carritos golf se pusieron contentos al saber de su regreso a la competencia a términos del 2017. Este fin de semana en el quinto major de la temporada, su figura volvió en un total resplandor.

PD Chile

Se trata del prestigioso torneo The Players, considerado como el quinto Grand Slam de la temporada de Golf del PGA. Allí, Tiger alcanzó a estar segundo y a sólo cuatro golpes del líder. Finalmente finalizó en la onceava posición. Pese a esto, Woods se robó todas las miradas. Ahora, te contamos la razón.

Fue un doble bogey en el penúltimo hoyo del Green de Ponte Vedra, lo que terminó sepultando la chance de ver a Tiger brillar en el top ten. Pese a este mal cierre, Tiger Woods llego a estar en la segundo posición a sólo cuatro golpes del líder.

Su participación le traerá un ascenso de 12 puestos en el ranking mundial. Pasará desde el puesto 90 al número 82. El estadounidense terminó el certamen 11° con 277 golpes y a siete del vencedor, Webb Simpson.

En la primera vuelta, cerró su tarjeta en 72 golpes (par; un águila, dos birdies y cuatro bogeys). El viernes logró bajar el par y gracias a dos birdies y un bogey cerró el recorrido con 71 (-1). No obstante, su mejor performance fue al día siguiente.

En los primeros 9 hoyos, consiguió seis birdies y sumó dos más en la primera mitad de la jornada. Además, encadenó un bogey en el 14° hoyo, terminando con 65 golpes. Siete bajo el par. Esta ha sido su mejor tarjeta en la historia del torneo y la más baja desde el 2015.

En la última ronda siguió a un gran nivel. Ocho birdies en los 12 primeros hoyos le permitieron ubicarse detrás del puntero y con sólo cuatro golpes de diferencia. Fue en ese momento cuando la historia cambió. Un bogey en el 14 le costó el segundo lugar y el doble bogey en el 17 le puso un sabor amargo al cierre del torneo.

“Tengo mis sensaciones de nuevo y es solo una cuestión de combinar los golpes y el putting al mismo tiempo”, esgrimía tras la jornada del sábado.

Su gran nivel mostrado, hacen ver que el ganador de 14 majors renace de las cenizas y deja atrás los problemas extradeportivos y físicos. A la fecha ya ha jugado 8 certámenes. Su mejor actuación fue en el mes de marzo en el Campeonato Valspar, en el que terminó segundo y estuvo a un golpe de forzar el desempate con el campeón, el inglés Paul Casey.  

Todos estos antecedentes nos hacen inferir que el tigre está de vuelta.