Otro de los juegos típicos y competencias recreativas que son habituales en estas fiestas patrias es el volantinismo. Encumbrar un volantín es una actividad recreativa que viene desde la Colonia y por estos días, miles de niños y jóvenes surcan los cielos de nuestro país con sus cometas y volantines.

PD Chile

Ayer les mostramos las carreras a la chilena, una actividad típica en zona rurales. Hoy te contamos acerca del volantinismo, una actividad recreativa que consiste en alzar lo más alto la estructura de papel y palitos de madera.

El volantín tiene una estructura cuadrada y está hecho con papeles de colores. Habitualmente, son hechos con los colores de la bandera nacional. Para darle forma al volantín, se usan dos palitos de maqueta y un hilo que se ata al papel. Los palitos tienen forma de trípode invertido para así darle un “vuelo aerodinámico”.

Además, muchos objetos pueden tener flecos en los costados o colas más pequeñas. Estas pueden ser útiles cuando está descompensado en el aire. El volantinismo puede practicarse todo el año, sin embargo, en septiembre es el mes donde más se ven volantines en los cielos debido a los grandes vientos que soplan en el mes de la patria.

Su historia

Según señala la profesora de historia del Colegio San José de Chicureo, Josefa Sierpe, la practica de encumbrar volantines viene desde la Colonia cuando los misioneros católicos agarraban sus mejores creaciones y pasaban la tarde. Fue desde ese entonces como se fue instaurando en nuestra cultura popular.

“Esta práctica formaba parte de la vida cotidiana tanto de mestizos como de los españoles. Incluso Ambrosio O´higgins era partícipe de estas actividades. Desde ese momento, que los volantines son parte de nuestras tradiciones populares, donde los que más disfrutan son los niños”, señala la educadora.

Sierpe agrega que desde el 1600 que comenzaron a verse volantines en los cielos nacionales a tal punto que se realizaron competencias donde muchos arriesgaron 6 días de presión para todos aquellos que provocaban daños por encumbrar volantines.

“Muchos peatones sufrieron el golpe de una teja por las piruetas de un volantín”, complementa la educadora de educación básica.

Tipos de volantines

Existen varios tipos de volantines, los cuales te los mencionamos a continuación:

  • Cambuchachoncha o chonchón: Volantín simple y de pequeño tamaño hecho con papel periódico.
  • Chupete: Es el preferido por los volantineros, el palillo central es mas flexible, lo que lo hace inestable y por lo tanto da opciones de manejo al jugador (es decir lo puede apuntar a donde desee fácilmente).
  • Ñecla: Volantín de tamaño pequeño apto para niños y principiantes.
  • Pavo: Es uno de mayor tamaño (de 46×46 cm aproximadamente) y es el favorito para la competencia de volantines.

La competencia y la recreación

Las características de los volantines hacen el escenario apropiado para crear una competencia o “juego de las comisiones”. Este juego, consiste en cortar el volantín de los rivales con hilo curado, una practica totalmente condenable ya que puede traer accidentes fatales.

Un volantín rara vez dura mucho, por lo que cuando ya tienen daño se puede jugar a picotearse en el aire con otros volantines similares. Para lograr esto, solo puede hacerse con un largo máximo de 10 metros aproximadamente y se les saca la cola. Comúnmente ambos volantines terminan destruidos.

La práctica recreativa más común es simplemente elevarlos con hilo sano (sin vidrio). Así podrás divertirte de manera responsable. A veces, se le pone un pedazo de papel llamado carta que rodea el hilo y permite que con cada tirada, el volantín ascienda lentamente.

Un juego tradicional es evadir el acoso de otros volantines así como también la pesca del volantín; esta consiste en ir a buscar el volantín que perdió la batalla aérea para guardarlo como trofeo. En esta variante, el volantín cortado no tiene dueño.

¡Recuerda! Si vas encumbrar un volantín en estas fiestas, hazlo con responsabilidad