Este fin de semana se llevó a cabo la primera edición de este torneo, donde escaladores de todo el país estuvieron escalando en el Puente Pedro de Valdivia, donde podían tener una caída al agua de hasta 16 metros. Benjamín Ayala e Ignacia Riquelme fueron los flamantes ganadores del torneo, en una competencia que juntó a los mejores escaladores del país en una prueba extrema.

 PD Chile  

 Este fin de semana se llevó a cabo por primera vez en el país el Deep Water Solo, una competencia única de escalada en un formato jamás visto, donde los escaladores debían recorrer la parte de abajo del Puente Pedro de Valdivia, ubicado en la ciudad de Valdivia.

El evento consistía en escalar en la modalidad psicoclock, es decir sin cuerda ni seguros por uno de los lados del puente con una altura máxima de 16 metros, donde debajo de ellos estará el río Calle Calle, por lo que el riesgo de caer al agua es inminente, y que le dio un toque de adrenalina pura a la jornada.

La competencia se desarrolló el día sábado 17 de febrero a partir de las 11.00 de la mañana, justo dando inicio a la Semana Valdiviana, transformándose en un gran panorama para todos los turistas y valdivianos que llegaron al lugar, ya que además la entrada para presenciar el evento era totalmente gratuita.

 

Los ganadores y ganadoras

Benjamín Ayala fue el flamante ganador en la categoría de varones, dejando a Blas Sepúlveda y Alonso Lara en el segundo y tercer lugar respectivamente.  En damas, tras una intensa y pareja competencia fue Ignacia Riquelme la que obtuvo el título, quedándose Daniela Leal y María José Muñoz en los otros lugares del podio.

“Fue un evento muy entretenido, se pasó increíble.  La ruta no era tan desafiante físicamente pero la mente fue vital para poder lograrlo, la caída te daba una adrenalina alta, lo pasé muy bien y ojalá se repita”, señaló Benjamín Ayala.

La ganadora en damas, Ignacia Riquelme quedó al borde de las lágrimas cuando recibió el primer lugar. “Fue muy emocionante, no imaginé que podía ganar, fue importante el trabajo mental, porque era tirarse de bien alto al agua, algo que nunca había hecho, fue una experiencia de escalada totalmente distinta” comentó.

De esta manera finalizó el Deep Water Solo, una de las competencias más extremas que se han hecho en Chile donde los escaladores caían al agua repetitivamente desde más de 10 metros de altura