La U se mete y el Canario depende

0
8

Universidad de Chile venció por dos goles a uno a San Luis de Quillota en el marco del duelo pendiente correspondiente a la fecha 28. Tras otro receso por fecha FIFA, los azules deberán cosechar dos victorias para soñar con el título. En tanto, el cuadro canario quedó incómodo en la lucha por la permanencia y depende de resultados matemáticos para no descender.

PD Chile

5155 personas se congregaron a las 17.00 horas de ayer en el Lucio Fariña Fernández de Quillota. La ciudad de las paltas sería el escenario del choque entre San Luis y la Universidad de Chile en el único duelo pendiente de la fecha 28.

Los canarios saldrían al gramado sintético con todos los resultados en mano de sus rivales directos en la lucha por permanecer en el futbol grande de nuestro país. El mismo contexto era para los azules, quienes visitaban Quillota con la intención de ganar para seguir con opciones reales al título.

El partido

El primer tiempo sería cerrado. Ambos equipos se estudiaban buscando donde hacer daño al rival. La U buscaba acomodarse al perímetro del reducto quillotano. Jean Beausejour tendría gran actividad por la banda izquierda buscando centros rasantes para que Isaac Díaz pudiese pivotear y romper el arco de Ignacio González.

Nada de eso ocurrió. Los canarios pudieron leer con exactitud las jugadas del rival por el sector izquierdo. Juan Abarca neutralizó las pasadas de Beausejour pasada la media hora. San Luis apostó al pelotazo en la primera parte, pero Mauro Caballero siempre recibió incómodo. El argentino fue totalmente neutralizado por los Gonzalos: Jara y  Espinoza.

Jarita quien volvía a la titularidad tras estar marginado de las citaciones de Frank Kudelka, leía y adivinaba con precisión la trayectoria del balón. Si Caballero lograba aguantar la caprichosa, el bulldog azul se iba encima del trasandino a picarle los pies.

Así se terminaría el primer tiempo. Un primer lapso donde la U ya va mostrando destellos del sello que Frank Kudelka pretende instaurar. Yeferson Soteldo actuaría como un enganche libre con movilidad por todo el frente de ataque.

Cuando los azules no tengan la pelota, achicarán la cancha con un pressing que puede llegar incluso tres cuartos de cancha. Sólo faltaría dirimir quién será el referente de ataque el próximo año. Isaac Díaz salió lesionado en su rodilla derecha tras constantes golpes con los defensas canarios. Leandro Benegas se le vio con poca actividad los minutos que ingresó y Nicolás Guerra aún debe ganar más experiencia en primera división.

En el segundo tiempo vendría la desesperación canaria. Esto porque a los 6 minutos del complemento, Matías Rodríguez abriría la cuenta tras un córner desde la izquierda. Mientras los azules celebraban con su gente, Ignacio González le pedía explicaciones a sus defensas. Ni los jugadores, ni el cuerpo técnico, ni la parcialidad quillotana; nadie podía asimilar lo que estaba pasando. San Luis caía por la cuenta mínima y la permanencia se hacía más cuesta arriba aún.

Luego del gol de Matías Rodríguez, el dominio sería de la visita. La U hizo modificaciones en el medio campo y en delantera. Ingresaron David Pizarro, Nicolás Guerra y Leandro Benegas reemplazarían a Yerko Leiva, Francisco Arancibia y el maltrecho Isaac Díaz.

La U tuvo sólo cuatro remates al arco. Sin embargo, la construcción ofensiva era total y tenía como gran protagonista a Yeferson Soteldo quien causaba verdaderos estragos en los canarios.

Sufrimiento y superioridad serían las dos antítesis casi hasta el final del complemento en ambas escuadras. Los canarios celebraron el empate de Mauro Caballero quien convirtió desde los doces pasos tras una gran jugada de Christián Bravo y que provocó un empujón de Herrera a uno de los delanteros canarios. Forcejeo que le costó la amarilla y la ausencia en el próximo encuentro que la U sostendrá ante Deportes Iquique de local.

La esperanza canaria se esfumaría en cuestión de minutos. Tras una carga de la U, la pelota se enreda en el área canaria y uno de los defensas toca inofensivamente el esférico con su mano izquierda. Eduardo Gamboa dicta penal y Gonzalo Espinoza transforma la sentencia máxima en el gol que le da el triunfo al Romántico Viajero por 2 goles a 1.

Una victoria que lo instala a sólo dos puntos del líder, la UC. La ilusión de todo el pueblo de amargar a los cruzados con el título y coronarse campeones remando desde atrás, está a sólo 6 puntos de hacerse realidad.

“Lo único que nos queda es ganar el próximo partido. Llegamos de esta forma a esta última parte del campeonato. La única forma con la que podemos levantar el título es ganando. Por más que descansemos, tenemos que ganar”, expuso Raúl Armando, ayudante técnico de Kudelka, quien en esta ocasión estuvo suspendido.

“Los triunfos siempre te llevan a tratar de sumar de a tres. Cinco victorias seguidas en el torneo hacen que nos metamos en la lucha. Trataremos de ver el sprint final para ver quién levanta el título”, agregó Armando.

Tristeza total

Mientras en la visita la alegría, fotos y saludos era total; en el camarín canario, los ánimos no eran de los mejores. El grueso de los jugadores optó por retirarse en silencio y sólo el técnico Miguel Riffo y algunos referentes quillotanos enfrentaron los micrófonos.

“El primer tiempo fue parejo. En el segundo nos equivocamos y ellos aprovecharon nuestros errores. No vi los penales porque estaba muy lejos. Este es un golpe anímico fuerte, estamos en una situación muy complicada. Desde que tomamos al equipo, todos los rivales han sido complejos. En el primer tiempo mejoramos pero aún no nos alcanza”, declaró en conferencia de prensa Miguel Riffo, DT de San Luis.

Riffo apelará a la irregularidad del fútbol chileno para que San Luis se salve. Esa irregularidad que hace que hoy a sólo dos fechas del final tenga a la Universidad de Chile como candidata al título, algo que hace 4 meses era impensado por los malos resultados y el nivel bajísimo de los jugadores.

“Puede pasar cualquier cosa. Hay chances matemáticas todavía. Muchas veces te condiciona el arbitraje. En el primer tiempo no nos dejaban hacer nuestro juego. Nos paraban todas las jugadas. Me gustaría analizarlas con más calma. Está claro que no hicimos un juego ideal”, agregó el meta Ignacio González.

“Es un momento triste, sobre todo por cómo se dio el partido. Teníamos una ilusión muy grande de poder ganar y seguir dependiendo de nosotros. Lamentablemente, el partido se definió por detalles y quedamos ahí en la parte baja”, complementó José Rojas quien ovacionado por todo el pueblo azul.

San Luis visitará en la penúltima fecha a la Universidad de Concepción. En el Ester Roa, los canarios deberán ganar su partido y encomendarse a los dioses futboleros para que Everton pierda contra Palestino y de esta forma, forzar una finalísima en la última fecha contra los ruleteros.

Será un final de infarto en ambas partes de la tabla.