Palestino goleó el martes a Alianza de Lima (PER) por tres goles a cero. Con la victoria, logró ubicarse en la segunda posición con cuatro puntos detrás de Internacional de Porto Alegre (Grupo A). A continuación te mostramos 5 claves que evidencian el gran momento de los de La Cisterna.

PD Chile

La cancha

Si bien Palestino no ha podido ejercer su localía habitual en el Municipal de La Cisterna, las “sedes prestadas” como son San Carlos de Apoquindo y el estadio Monumental, han favorecido el funcionamiento colectivo de los pupilos de Ivo Basay.

El gran estado del gramado de Macul, priorizó en los Baisanos un correcto traslado del balón y una gran amplitud en el todos los sectores de la cancha a la hora de atacar. El Monumental será decisivo en el último partido de local ante River Plate.

En caso de que el Millonario no logre una victoria contra los peruanos en Buenos Aires, vendrán a Santiago a buscar la clasificación y allí, el reducto tendrá un gran protagonismo ya que la hinchada en el David Arellano juega un rol fundamental en el cotejo.

Un 9 alto y corpulento

La incorporación de Lucas Passerini dentro del eje ofensivo de Basay, le ha permitido a Palestino tener múltiples opciones de descarga a la hora de construir ataque. El formoseño cumple un rol trascendental a la hora de arrastrar marcas. Además, baja constantemente a engancharse para ser la primera opción de descarga con los extremos y por último recuperó el gol.

“Me ha tocado asistir y generar. No sólo tengo que hacer goles”, expuso el trasandino en conferencia de prensa. Passerini llevaba 10 meses sin marcar y el martes se sacó la mufa con un golazo.

 Además es alto y corpulento, una contextura que el mismo Miguel Ángel Russo aseguró ser incómoda para sus defensas. “Nos cuesta mucho controlar a los grandotes”, reafirmó. Una ventaja que en este último tramo de la fase de grupos, Palestino debe aprovechar.

Orden en el funcionamiento

Da gusto ver jugar a Palestino. Tiene buen trato del balón, jugadores de buen pie y sobre todo orden. Ante Alianza de Lima, el equipo no se desequilibró pese a la salida temprana de Cristobal Jorquera por lesión

El equipo siguió intentando con su movilidad y tenencia del esférico, sumándole además pelotazos largos de 35 metros desde los defensas. Desde este argumento, cayó el primer gol de Los Baisanos.  Jugando con línea de tres o línea de cuatro, el equipo no pierde las casillas. Sigue exponiendo el mismo libreto buscando el arco rival mediante la tenencia.

“Palestino ha ido adquiriendo confianza en su funcionamiento. Nunca se ha desordenado. Debemos mantener el forma de juego siendo importante descargar con los volantes los laterales. Queremos más amplitud durante los 90 minutos”, son algunos de los argumentos expuestos por Ivo Basay el martes.

Cercanía

Un equipo lo forman todos. Desde los utileros hasta el preparador físico, pasando por los administrativos, jugadores y técnico. En La Cisterna, se vive un ambiente cercano. Ivo Basay es casi como un padre para los jugadores y ellos le creen su propuesta de juego.

“Menos mal que al pailón este (Passerini) se le abrió el arco”, exclamaba Basay entre risas, siendo el reflejo de la cercanía que tiene el DT con sus pupilos.

Además, los hinchas de Palestino también influyen en el equipo. El fugaz y fuerte aliento de los simpatizantes comandados por Charinga crean un ambiente cercano y en el cual no hay presiones. La afición disfruta su momento en la Copa y es así como se refleja.

Ambición

Palestino tiene un plantel corto. No obstante, desde La Cisterna están convencidos que pueden ser competitivos en todos los frentes y así es como el mismo Ivo Basay lo aclaró al término del partido con Alianza de Lima.

“No quiero dejar nada de lado. Vamos a pelear en todos los torneos y me alegro mucho que mis jugadores se sientan capaces y quieran competir en todas las instancias. Eso permite desarrollarnos de otra manera”, declaró el Hueso.