Una de los grandes recuerdos que dejó Rio 2016 fue el gran logro obtenido por el colombiano Oscar Figueroa. El pesista de 33 años se colgó la medalla de oro en la Halterofilia en menos de 62 kilos y le entregó a su país el tercer oro colombiano detrás de la también pesista Maria Isabel Urrutia y la ciclista de BMX, Mariana Pajón.

Camilo Zavala P.

El levantamiento de pesas es uno de los deportes más populares en Colombia. La primera medalla de oro en esta disciplina, la obtuvo María Isabel Urrutia en las olimpiadas de Sidney 2000. Con toda esta tradición, Oscar Figueroa Mosquera buscaba llegar al olimpo en Brasil tras haber obtenido una plata en Londres 2012.

Conocido es el dicho: “El que la sigue, la consigue”. El colombiano de 33 años, sabía que en Río 2016 sería su última oportunidad.

Tras promediar un total de 318 kilos, Figueroa ponía fin a su carrera deportiva entre lágrimas y aplausos.

“Son 22 años de carrera deportiva y quería retirarme con una presea dorada, pero ahora estoy valorando la posibilidad de seguir, tal vez hasta los Juegos de Tokio 2020”, dijo el competidor aquella vez tras bajarse del pódium y dejando en suspenso su participación en la capital nipona.

“Oscar Figueroa, en nuestro país es probablemente el único deportista masculino que ha obtenido oro en unos juegos olímpicos”, destaca el periodista deportivo de Radio W Colombia, Jorge Eduardo Morales.

Su figura deportiva es realzada por todos los periodistas del país cafetero ya que Figueroa es uno de los pocos deportistas que trabaja netamente con técnicos colombianos.

“Figueroa siempre estuvo en contra de entrenar con extranjeros. Siempre dijo que los colombianos estaban capacitados para llevar a la gloria a sus deportistas. Esa fue la gran lucha que dio y que terminó ganando. De hecho a Río fue con Jaiber Manjarres quien ha sido entrenador desde hace muchísimo años y tenía plena confianza en él”, relata a Panorama Deportivo, Morales.

Historia de lesiones, armas y cárcel

El oro colombiano en la Halterofilia de Figueroa es digno de destacar. En Beijing 2008, el cafetero falló en los tres intentos producto de una gran hernia discal que se le agravó justo en las instancias finales de la cita asiática afectándole a su mano derecha y dedos.

A esto, se suman dos cirugías de columna vertebral, dos de rodilla y una de hombro. Sin duda, serías patologías que en cualquier deportista ocasionarían un retiro inminente.

El oriundo del municipio de Zaragoza (Antioquia) no tuvo una juventud del todo feliz.  La región de antioqueña es una de las zonas marcada por el conflicto armado que ha azotado por más de medio siglo a su país.  Figueroa y su familia es uno de los 6,9 millones de desplazados forzados por la violencia.

Tenía nueve años cuando su familia dejó su pueblo en el Bajo Cauca por los enfrentamientos entre guerrilla y paramilitares.

Además, previo a los juegos, debió “eludir” un fallo judicial que lo condenó a la cárcel para viajar hasta Brasil.

Figueroa ayudó a un amigo a comprar un auto con crédito, pero la amistad se quebró cuando éste terminó de pagar las cuotas.

Ambos recurrieron a la justicia, donde el pesista de oro denunció el falso robo del auto, cuestión que posteriormente se comprobó se trataba de una mentira ante un juez.

Por ello en junio de este año el deportista recibió una condena de 16 meses de prisión, con una fianza de un monto cercano a los 230 dólares, además de un período de prueba de dos años para evitar la cárcel.

Este fallo finalmente no le impidió al colombiano su presencia a Río 2016 y salir del país, ante las gestiones realizadas por el Comité Olímpico y a su ausencia de antecedentes.

A continuación, te mostramos este emocionante documental en donde se narra toda la historia olímpica de Oscar. Una historia llena de esfuerzo, sin sabores y glorias.