Estamos en plena celebración de fiestas patrias y los juegos típicos son los protagonistas. Además, hay deportes criollos donde también agarran preponderancia como son el rodeo, la rayuela y las carreras a la chilena. A continuación, te contamos de qué trata este último.

PD Chile

Las carreras a la chilena están dentro de la rama del deporte ecuestre. Tiene su símil con la hípica, no obstante, aquí los jinetes montan su caballo sin monturas y en línea recta.

Sus inicios fueron en la Colonia. Hoy se sigue practicando en las zonas más rurales de nuestro país. Al no ser un deporte federado, se permiten las apuestas. Por ende, se mueven grandes cantidades de dinero en estos eventos deportivos criollos.

En las carreras a la chilena participan tres personas: Un grítón, un abridor y el tercero.

El gritón es el encargado de vociferar que los caballos comenzarán la carrera. Este grito sólo se hace cuando los equinos están a la par en la salida. Cabe destacar que el caballo tiene 15 metros para salir en línea recta hasta encontrarse con su par.

El tercero se encarga de observar la carrera y dar su veredicto en caso de que los caballos no hayan salido al mismo tiempo y haya que repetir la carrera.

El abridor es el encargado de abrir las compuertas para que los caballos y jinetes salgan en línea recta.

Condiciones de carrera

Existen distintas variantes en las carreras a la chilena, las cuales pueden son de mutuo acuerdo entre los competidores.

  • A la uña o parejas: los caballos corren en iguales condiciones.
  • Dos gruesas: El caballo que da las gruesas corre con las dos herraduras de las manos.
  • Cuatro gruesas: El caballo que da las gruesas corre con las cuatro herraduras.
  • La ganada: Si los caballos salen empate, gana el que le dieron la ganá.
  • La cortada: El caballo que da la cortada tiene que ganar por una diferencia tal que en la meta el tercero vea luz entre los dos caballos, en caso de no verse luz entre los dos caballos gana el caballo que le dieron la ganada.
  • Con tres caballos: En las últimas dos décadas, y de manera excepcional, también se han corrido carreras a la chilena con tres caballos