Crónica de la hazaña árabe

Palestino venció por 2-1 a Talleres de Córdoba (4-3 global) se instaló en el grupo A de la Copa Libertadores de América. El conjunto tetracolor se codeará con grandes clubes del continente como son Alianza Lima (PER), Internacional de Porto Alegre (BRA) y River Plate (ARG). Éste último es el reciente campeón de América. Revisa la crónica del partido a continuación.

Camilo Zavala P.

“Subete al Camello, Palestino yo te quiero”, entonaban los cerca de 3500 Baisanos que asistieron a San Carlos de Apoquindo para ser testigos nuevamente de cómo el equipo de sus amores se instalaba en la fase de grupos de la Copa Libertadores.

La contienda comenzó desigual, ya que a los 21 minutos del primer tiempo, un desborde por el sector derecho de Talleres comandado por Tomás Pochettino conectaba en los pies de Dayro Moreno para desatar el carnaval cordobés en la tribuna visitante. Durante la primera infracción el dominio se lo llevaban los creadores del cuarteto musical. 

Talleres metía pierna fuerte en la mitad cancha y liderados por el calvo Pablo Guiñazú, armaban un cerrojo con 6 hombres en defensa que buscaban neutralizar los movimientos de Luis Jiménez, el único eje de creación árabe. Tras el masazo, Palestino carecía de contundencia para llegar al arco rival ya que Talleres le cerraba todos los caminos por donde transitaban sus extremos (Brayan Vejar y Guillermo Soto).

La más clara vendría 9 minutos después con un remate débil de Roberto Gutiérrez, quien tras una gran triangulación con Guillermo Soto por la derecha, se mete al área de Talleres. Mientras el Pájaro volaba hacia la zona caliente, la caprichosa la aguantaba Luis Jiménez. El Mago con su experiencia italiana lograba manejar los tiempos del ataque para luego pasarle la pelota a César Cortés. Chester habilitaba al Pájaro en el área y el ave de ataque le pega mordido a las manos del golero Herrera.

El clásico 4-3-1-2 de los equipos argentinos funcionaba a la perfección en los cordobeses. Transiciones rápidas, desbordes por las bandas y presión asfixiante en la salida árabe eran las órdenes de Juan Pablo Vojvoda desde el banco. Algunos de estos atributos heredados de la era Frank Darío Kudelka, quien presenciaba el partido de sus ex pupilos desde las tribunas junto a su cuerpo técnico.

Las constantes pasadas al ataque de Guillermo Soto no bastaban para que Ivo Basay y compañía pudiesen empatar el cotejo. Palestino se iba al descanso con muchas incongruencias en el sector medio y falta de finiquito en el área rival. No obstante, lo mejor vendría en el segundo tiempo.

En el complemento, Enzo Guerrero reemplazaba a César Cortés, quien se vio totalmente anulado físicamente por los defensas de La T. El Tino nuevamente insistía por los costados y acumulaba hombres en ataque para luchar contra la defensa cordobesa y el arbitraje. Los trasandinos debieron quedarse con un hombre menos por una violenta entrada a Roberto Gutiérrez. El uruguayo Leodán González sólo sacó el cartón amarillo. Tras el gesto, los hinchas árabes perdían la cabeza: “Saquero, inentendible, una para nosotros, ladrón”, eran algunas de las exclamaciones que bajaban desde la tribuna Sergio Livingstone.

Sufrimiento, desazón e incluso llanto en los hinchas durante largos 15 minutos terminaron en alegría. Al minuto 71, Talleres le cedía el medio terreno al conjunto tricolor. Una gran triangulación en el medio con Farías y Gutiérrez,  termina en los pies del  Mago Jiménez, logrando igualar las cosas sólo frente al arquero (1-1).



El “Oh Dale Tino” y el “Subete al camello, Palestino yo te quiero”, nuevamente murmuraban en todo el reducto de San Carlos; mientras que en la cancha, los guerreros árabes hacían rodar el esférico jugando con la desesperación cordobesa.  En tanto, Ivo Basay mandaba a la cancha a otro talentoso: Cristóbal Jorquera.

El zurdo sigue acumulando minutos tras estar largo tiempo de inactividad y ayer se llevó el mejor premio: anotar el 2-1 y la tranquilidad con un zurdazo potente. Jorquera le daba la clasificación al Grupo A y las lágrimas de emoción en el hincha sufrido tricolor abundaban. Entre tanto júbilo, Julián Fernández vio la roja tras una mano inexistente.



Lo ganó bien Palestino. Lo ganó con coraje y perseverancia en un partido característico de Copa Libertadores donde hubo pierna fuerte y fuerzas parejas. Ahora, Ivo Basay deberá buscar la fórmula necesaria para enfrentar la seguidilla de partidos del torneo local y del certamen copero.

“Este es uno de los pocos equipos donde me veo reflejado en la forma de jugar”

Una zona mixta colapsada de familiares e hinchas imposibilitaron las labores de reporteo. En la sala de prensa, Ivo Basay evadió preguntas en torno a los encuentros por el grupo A excusándose que lo dejarán celebrar.

Aún así, destinó palabras en torno a esta gran hazaña: “me voy contento por el esfuerzo que hicieron los muchachos en un partido difícil. Es increíble lo que hacen. Con planteles cortos, cuesta mucho más. Este es uno de los pocos equipos donde me veo reflejado en la forma de jugar”.

“En estos partidos no se puede planificar mucho, sólo el juego. Ya habrá tiempo para analizar lo que viene. Por ahora, queremos celebrar lo que acabamos de hacer. Ya mañana nos abocaremos a eso”, se excusaba el hueso en torno a los planteamientos que tendrá que aplicar para enfrentar a clubes fuertes en plantilla y en juego como son Inter de Porto Alegre (BRA) y el flamante campeón, River Plate (ARG).

Otro que enfrentó los micrófonos fue el “impact player” del partido, Cristóbal Jorquera. El zurdo viene recuperándose de los  400 días sin pisar disputar partidos oficiales y ayer se vistió de héroe anotando el gol de la tranquilidad. “Hicimos un muy buen partido en Córdoba. Hoy (ayer) fue un primer tiempo muy friccionado. Ellos tienen un muy buen equipo. En el segundo, entramos con la intención de hacer nuestro juego y por suerte pudimos clasificar a la fase de grupos”, apuntó Jorquera.

Por último, Jorquera destacó la gran cohesión de sus compañeros en el momento más álgido del encuentro y cuando Talleres se venía encima: “Tuve la oportunidad de hacer el gol. Uno ve la forma de cómo ser un aporte y afortunadamente se dio. Pero quiero destacar la fortaleza del equipo, que nunca bajó los brazos. Eso creo que nos dio la clasificación”.

Desde el 2015 que Chile no tenía tres equipos en la fase de grupos de la Copa Libertadores y el cuadro árabe recibirá 4 millones de dólares por acceder a la zona grupal. El 6 de marzo recibirá a Inter de Porto Alegre probablemente en San Carlos de Apoquindo.

“Fue un primer tiempo bastante cortado”

Por otro lado, el técnico de Talleres, Juan Pablo Vojvoda aún no podía digerir la eliminación de Talleres y debía enfrentar a la prensa acreditada. Reconoce que durante el segundo tiempo, su equipo jugó mal, ya que no supo aprovechar la diferencia en el marcador. “Cuando teníamos que definir, no pudimos hacerlo. Luego nos consiguen el empate y un desorden lógico que nos implica ir a buscar un resultado en contra. Aún así me voy orgulloso de los muchachos”, declaró.

“Me sorprendió que Palestino no nos dejara jugar de una manera fluida. Ellos continuamente nos cortaban jugadas que podíamos desarrollar. El juego no podía fluir porque era una falta tras otra. No pudimos reaccionar futbolísticamente a eso”, agregó.

Por último, Vojvoda agradeció a los más de 2000 cordobeses que se apostaron en la tribuna visitante. “La hinchada de Talleres es lo más grande que tiene este club. Agradecemos a todos los que vinieron y buscaremos revancha”, cerró.

Una revancha que ya palpita Gustavo Laras, oriundo de Alberdi y quien viajó exclusivamente desde la provincia del centro argentino para alentar al equipo de sus amores. “En el hincha se vio un partido cerrado y muy fraccionado. A medida que fue transcurriendo el partido, fue jugando mejor. Son esos partidos que terminas perdiendo de contra”, expuso el simpatizante.

Además, dedicó palabras a la presencia de Frank Darío Kudelka en las tribunas. Palabras que son el sentir global de todo el pueblo de Talleres para un técnico que por estos lares está muy cuestionado en la Universidad de Chile.

“Es un orgullo muy grande para el hincha y para el club. Kudelka nos transmitió una idea de juego impensada. Cosechamos mucho cuando estuvo él. La U tiene que bancarlo. Los funcionamientos no se logran de la noche a la mañana. Si lo aguantan, tendrán resultados buenísimos. No me cabe duda”, finalizó Laras mientras esperaba su UBER que lo llevaría de vuelta al aeropuerto.