Los pilotos se cuadran con la salud para combatir el COVID-19

Riders de distintas disciplinas extremas llaman a donar antiparras deportivas para que doctores se protejan del coronavirus.

Hay centros de acopio a lo largo del país y las donaciones serán entregadas a personal de salud de los hospitales que más las necesiten.

PD Chile

Motivado por una iniciativa en España, donde pilotos de motociclismo donaron sus antiparras a doctores para que protegieran sus ojos del COVID-19, Tomás de Gavardo y su hermano Matteo decidieron replicar la idea en Chile. 

Conversaron con otros riders, se formó un comité y crearon la campaña “Antiparras para docs”, que gracias a su difusión en  redes sociales ya lleva recaudadas decenas de ellas a lo largo del país.

La campaña cuenta con el respaldo del Colegio Médico de Chile, quienes se encargarán de entregarlas a los centros hospitalarios que más las necesiten.

“El comité lo conforman también los pilotos Michelle Collyer, Iván Goitiandía, Matías Horta y el doctor Nicolás Thumm, y ya tenemos embajadores y centros de acopio en todas las regiones del país. Sabemos que una antiparra deportiva no es la medida de protección ideal para el personal de salud que está expuesto a diario a contagiarse de coronavirus, pero debido a la escasez de implementos de seguridad en los hospitales, esto les ayudará a protegerse al menos los ojos”, comenta Tomás, piloto de Rally Cross Country e hijo del fallecido piloto Carlo de Gavardo.

El llamado es a deportistas de distintas disciplinas que ocupan antiparras en motos, bicicleta y esquí, para que las donen nuevas o usadas. Eso sí antes deben someterlas a un proceso de desinfección para evitar contagios.

“Estamos contentos, ya hemos recibido varias donaciones e incluso algunas marcas han aportado con antiparras nuevas. Los doctores siempre nos han ayudado como deportistas y ahora nos toca a nosotros protegerlos a ellos”, dice De Gavardo, cofundador de la iniciativa, que además tiene el patrocinio internacional de “Goggles for docs” (campaña de recolección de antiparras en diferentes países).

El secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, explica que “la protección ocular es fundamental para mantener seguros a los trabajadores de la salud, ya que las gotitas de las cuales uno se puede contagiar con el virus también pueden ingresar a través de los ojos, por la conjuntiva. Ante la gran demanda de elementos de protección personal y los recursos limitados, estas antiparras que en un inicio fueron deportivas, son de una tremenda utilidad como medida de protección”. Y agrega que “hemos designado a delegados por Región, quienes según las necesidades locales distribuirán las donaciones a los centros de mayor complejidad y de acuerdo a la proporción de habitantes que atienda, dependiendo la demanda y donde mayor necesidad haya”.

Las medidas de seguridad que se deben respetar antes de donar las antiparras, son las siguientes:

  • Lavarse las manos con agua y jabón por más de 20 segundos.
  • Si la antiparra está sucia con tierra o barro, es necesario lavar la correa y esponjas con agua y jabón. Si está limpia, basta con desinfectarla con alcohol al 70%, cloro disuelto en agua o toallitas desinfectantes.
  • Dejar secar en una superficie limpia y desinfectada con los elementos antes mencionados.
  • Poner en una bolsa con cierre hermético.