El espacio equipado para ejercitarse solo o en familia está abierto a todo público y es totalmente gratuito. Las instalaciones fueron presentadas en el marco del Centenario del Parquemet este fin de semana. Más a continuación.

PD Chile

Todo un hito marcó la presentación en sociedad del Reebok Fitness Park, el sábado 8 de abril. Este gran acontecimiento deportivo, reunió a decenas de personas en el Parque Metropolitano de Santiago, lugar donde se instaló el nuevo gimnasio al aire libre auspiciado por Reebok Chile.

Este espacio especialmente acondicionado para entrenar es el primero en su tipo dentro del Parquemet y está abierto a toda la comunidad de manera gratuita.

Además, la inauguración formó parte de las actividades que se enmarcan en la celebración de los 100 años del Parque Metropolitano de Santiago.

Los asistentes tuvieron oportunidad de presenciar una entretenida competencia que consistió en distintas pruebas deportivas, en las que se enfrentaron equipos integrados por personal de Bomberos (compuesto sólo por mujeres), Carabineros y Policía de Investigaciones, junto con el dream team de Crossfit Reebok, quienes resultaron ganadores.

Este evento materializó el espíritu de las campañas #BeMoreHuman y #LaHistoriaDeMisManos (que invita a los usuarios de redes sociales de @ReebokChile a compartir historias de superación que han dejado huellas en sus manos).

Además, es el segundo Fitness Park instalado por Reebok en la capital, sumándose al abierto en el Parque de los Reyes de Santiago el año pasado.

La inauguración contó con la presencia del director del Parque Metropolitano de Santiago, Mauricio Fabry; Rodrigo Guzmán, Brand Director de Reebok Chile y embajadores de la marca como Rodrigo Díaz (animador del evento), los atletas Sergio y Juan Pablo Germain, Francini Amaral y las figuras del crossfit chileno Marylin Rojas, Héctor “Pistola” Arriagada, Simona Quintana y Felipe Maturana.

La plaza deportiva está disponible de lunes a domingo. Su acceso es por la entrada de Av. Pedro de Valdivia del Cerro San Cristóbal.