Este fin de semana se iniciaron los choques por la fase de grupos de la Copa Confederaciones 2017. Entre ellos, La Roja de Juan Antonio Pizzi se impuso por dos a goles a 0 ante el conjunto de Camerún. En el último tanto, los festejos quedaron en suspenso tras chequear si el gol de Eduardo Vargas estaba en offside mediante el VAR. Uno de nuestros redactores se refiere a tan discutida implementación de la FIFA.

Camilo Zavala P.

En las últimas horas nadie se ha quedado fuera de las opiniones con respecto al VAR. Cristiano Ronaldo, Marcelo Díaz y todos los medios de comunicación del mundo se han referido a la nueva medida arbitral que experimenta la FIFA desde el 2016 y que tendrá su prueba de fuego en esta Copa Confederaciones Rusia 2017.

Muchos podrán decir y criticar que esta nueva forma de arbitraje hará perder la picardía, esencia y folclore que rodea al deporte rey.

Sin embargo, a todos aquellos críticos e inconformistas, les recuerdo que en Francia 1998, de haber existido este nuevo sistema de video arbitraje, el argelino Lucien Bouchardeau no hubiese pitado penal para los italianos en aquel recordado partido; ya que habría tenido todo un apoyo audiovisual y el criterio de otros cuatro jueces para determinar el juicio desde los 12 pasos.

Por otro lado, me atrevo a decir que quizás la mítica Mano de Dios de Diego Armando Maradona en México 86 hubiese sido correctamente sancionada en caso que existiese este nuevo sistema y en una de esas, la historia del fútbol mundial sería muy distinta.

Si viajamos más al presente, con la presencia de este sistema, se habría sancionado correctamente el talento actoral del capitán del Real Madrid C.F, Sergio Ramos quien “se quejaba de una plancha en su empeine” tras una supuesta falta de Guillermo Cuadrado en la final de la UEFA Champions League.

Sólo destacar que en otro tipo de disciplinas ya existe un sistema de vídeo que utilizan los jueces para determinar resultados y campeonatos

Por ejemplo, en el surf, quienes determinan los puntajes se toman el tiempo para revisar una y otra vez las imágenes con el fin de comparar la performance de cada surfista y así definir con exactitud y precisión al ganador.

Les recuerdo a los escépticos que el mundo deportivo vio en enero de este año, la consagración de Roger Federer en el Abierto de Australia por medio del sistema ojo de lince, similar al tan cuestionado VAR.

Todas estas medidas e innovaciones en el deporte tienen un sólo propósito: jugar limpio.

En el mundo de la competencia, quieran o no aceptarlo, siempre habrá un ganador y un perdedor.

Si es necesario recurrir a la tecnología con tal de elegir al vencedor de la manera más competitiva posible, sin trampas ni mañas, yo no tengo problema con eso.

Y, ¿ustedes?