Unión Española se perdió en la ruleta viñamarina

Unión Española y Everton de Viña del Mar cerraron la fecha 9 en el estadio Santa Laura y los ruleteros golearon a los hispanos por cuatro goles a cero con un hattrick de Álvaro Ramos. “Jugamos mal”, asumió Fernando Díaz en conferencia de prensa.

PD Chile

3014 personas presenciaron el cierre de la 9ª fecha  entre Unión Española y Everton de Viña del Mar. Los rojos tendrían la única llegada clarísima con un remate de Felipe Seymour que fue contenido en una soberbia tapada de Jaime Campestrini.

Desde allí, el dominio evertoniano sería total mostrando gran contundencia y verticalidad sorprendiendo con transiciones rápidas a tres toques que triangularon en los pies de Juan Ezequiel Cuevas con gran movilidad y del joven volante Álvaro Madrid que estuvo presente en tres de los cuatro goles exponiendo un notable nivel de juego haciéndose dueño de la mayoría de los pases del medio campo viñamarino.

Unión Española no fue el equipo batallador de la primera parte del torneo y se vio disminuido en los duelos individuales. A esto se suma la ineficiente lateralización de la pelota que no lograban meter con peligro al área “oro y cielo”.

Demasiados balones fueron desperdiciados por los costados con un Everton que cerraba todos los espacios. Así las cosas el DT Gustavo Díaz interpretó de manera perfecta el “punto ciego” que  dejaba Unión y consiguió con el vistoso juego de Nicolás Freitas, Álvaro Madrid y Maximiliano Ceratto la fórmula para matar el match con  cuatro contragolpes letales.

Un premio con dulce sabor para los oro y cielo que los motiva para afrontar a la U en la próxima fecha y un aprendizaje profundo para Unión, que si quiere cerrar los próximos encuentros deberá corregir las falencias que no le han permitido mantener la tendencia que la tuvo en los primeros lugares al inicio del torneo.

Reacciones de los equipos

Al término del encuentro, rostros alegres en el camarín visitante y caras largas en el local. Fernando Díaz sólo aceptó cuatro preguntas de la prensa y reconoció que su equipo jugó mal. “El rival nos tuvo tres veces corriendo contra nuestro arco. Tenemos claro que el equipo volverá a la normalidad la próxima semana y por suerte seguimos segundos”, exponía el estratega Fernando Díaz quien en la próxima fecha tendrá una nueva versión del Clásico de Colonias con Audax Italiano.

El Nano recalcó que Unión fue débil en las transiciones rápidas, una de sus fortalezas habituales. “Nuestro equipo no estuvo fresco debido al cansancio y mérito del rival”, agregó. En cuanto a los que jugaron, el único que enfrentó los micrófonos fue el volante Felipe Seymour quien detalló el aprendizaje que sacan de esta contundente derrota.

“En un momento como éste, debemos estar más unidos que nunca. Tenemos que saber llevar los malos momentos. Por un partido que perdemos no podemos tirar todo a la basura. Somos un equipo jóven y corto. Lo de Iquique nos sirvió mucho y esta derrota también nos dejará una enseñanza”, apuntó apenado Walala Seymour.

 Alvaro Ramos, el artillero oro y cielo

En el camarín ruletero, Álvaro Ramos se llevó la pelota de vuelta a la ciudad jardín gracias a los tres goles anotados. El Chanchito acumula 5 dianas en dos partidos y espera en la próxima fecha ante la U, seguir con el hambre feroz en el área.

“Estoy muy feliz. Queríamos ganar para estar arriba en la tabla. Espero seguir así y ojalá dejar los tres puntos en casa en el próximo partido. Trato de hacer lo mejor. Cuando el profe me dio la oportunidad, venía sin goles. Gracias a mis compañeros pude empezar a convertir”, declaró Ramos.

Gustavo Díaz dirigió a Ramos en León de México y en Everton considera al iquiqueño como el primer agente ofensivo desde los extremos. “Nuestros delanteros son muy importantes. Cuando tenés delanteros que la meten como Álvaro, es muy importante para el equipo”.

Everton no bajó nunca el acelerador e hizo tambalear las piernas de los hispanos por muchos pasajes del partido. “El equipo pudo mantener la intensidad y tranquilidad. Es un triunfo muy importante para nosotros. Partimos ganando dos pelotas con Campestrini y desde allí el equipo comenzó ganando”, declaró el trasandino.

“Es importante tener una solidez. Queremos mantener el equilibrio a pesar de la contundencia. Queremos ganar de buena forma, con buen estilo y buen juego. En estos torneos largos, mantener el equilibrio es fundamental”, finalizó Díaz antes de volver a casa.