Terminó el Sudamericano Sub 20. Cuatro selecciones sacaron pasajes al mundial de Korea que se realizará en Mayo próximo. No sólo Chile verá el torneo desde el living. Brasil y Colombia también se quedaron con las manos vacías. Aquí las reflexiones de un torneo que como en todas sus ediciones, convoca a futuros talentos, veedores y representantes.

PD Chile

No nos cabe duda que nombres como los uruguayos Nicolás Schiacapasse y Rodrigo Betancur; el venezolano Yeferson Soteldo, el ecuatoriano Jordan Sierra o el colombiano Juan Camilo Hernández, sonarán en el  mercado europeo en los próximos años.

Tal como lo hicieron Alexis Sánchez o Arturo Vidal, estos jóvenes talentos sobresalieron durante las tres semanas que duró el torneo subcontinental  y que entregó cuatro cupos para el campeonato mundial de la categoría que se realizará en Korea este año.

Según la BBC, se vió un “campeonato muy pobre y dispar” en cuanto al rendimiento de las selecciones, dejando a más de alguna escuadra, entre ellas Chile, con desazón y desilusión.

No obstante, éstas son algunas de las conjeturas que se pueden obtener tras el desarrollo de uno de los torneos de selecciones menores más importantes del mundo.

Los Venezolanos están felices porque tendrán a su selección Sub 20 en el próximo Mundial de la categoría a disputarse en Korea. Todo un logro que los enorgullece y llena de alegría a todo su pueblo.

Sudamérica estará representado además por Uruguay, campeón del Sudamericano por octava vez.  Ecuador, vice campeón del Torneo, y Argentina quien celebró su sufrida clasificación en las tribunas mientras presenciaban el choque entre colombianos y brasileños

En Brasil duele la eliminación. No están acostumbrados a faltar a las citas planetarias del deporte rey, en las que han salido campeones mundiales en 5 ocasiones, y sobre todo porque el nivel mostrado está lejos de su pergaminos y tradición.

Los Colombianos, por su parte, están igualmente frustrados pues tenían una fe inmensa en su escuadra, rica en talentos jóvenes que los “Cafeteros” están acostumbrado a sacar cada año.

La rojita

Chile miró el hexagonal final por televisión producto de una pobre campaña donde se obtuvo sólo 2 puntos en dos empates y dos derrotas que calaron hondo acentuando la crisis en selecciones menores.

El Sudamericano Sub 20 ya es historia, pero hay lecciones por aprender, reflexiones por realizar y sobre todo, estrategias por innovar.

Se debe evolucionar en los campos de procesos de scouting, procesos de selección de jugadores, ampliación del espectro de equipos que se observen, preparación física de jugadores, potenciamiento del cuerpo técnico y sobre todo lograr con el apoyo irrestricto de la ANFP y los clubes para que los jugadores convocados tengan mayor rodaje en sus equipos, asistan a partidos preparatorios de mayor nivel, y se puedan organizar giras en países sudamericanos y europeos en forma permanente, como lo hacen regularmente las selecciones de primer nivel.

Sabemos que en Chile existen buenos jugadores y de gran potencial. La pregunta a debatir y responder es ¿Qué está pasando que no están dando frutos a nivel de competencias internacionales?.

Mientras no encontremos las claves que solucionen este pobre desempeño seguiremos cosechando decepciones y esperando otra generación dorada difícil de encontrar.