Hace sólo unos días, el mundo del surf vivió una fiesta única y propia de Chile. Con olas que bordearon los 7 metros de altura, los morros de Punta de Lobos vieron a León Vicuña cómo se convertía en el nuevo campeón del Ceremonial. ¿Cómo prepararse física y psicológicamente para estas condiciones? Te lo contamos a continuación en una nueva entrega del Doctor PD.

PD Chile

Surfear una ola normal no es cuento fácil. Primero debes invertir en un buen traje de agua y una tabla. Luego debes tener las ganas y motivación de que un ola te vaya a revolcar entre cada intento por ponerse de pie.

Cuando ya lo logras, los límites y las ganas aumentan. Es así como con el pasar de los meses ya eres un surfista experimentado y no te das ni cuenta que ya te estás lanzando de cabeza en olas que fluctúan entre los 2 a 3 metros.

Cuando ya superamos los tres metros de altura, el cuento es totalmente distinto. Debes considerar un equipo apropiado, un chaleco salvavidas y un exhaustivo entrenamiento tanto mental como físico.

A continuación, dos expertos desglosan los aspectos principales que hay que considerar a la hora de enfrentarse al océano en condiciones gigantes.

Francisco Véliz (KineSurf), detalla a continuación la preparación física que debe tener cualquier surfista que se enfrentará a un campeonato o sesión de olas grandes.

“En la etapa previa consiste básicamente en hacer pretemporada con volúmenes más fuertes y cargas de trabajo relativamente altos. Y a medida que se va acercando la etapa competitiva, trabajar con una intensidad alta pero con cargas menores. Todo esto, siempre enfocado a aspectos básicos que tiene que ver con mucha estabilidad de zona media, mucho core training. Mucha potencia aeróbica y anaeróbica de remada para puede estar fuerte en la ola y para volver a posicionarse en la ola rápido y también muchos ejercicios de explosión para el take off, que es el momento en que uno se impulsa de pie”, sostiene Véliz.

“Todo eso, más mucho entrenamiento de la apnea. Que es la capacidad que tiene el hombre de resistir sin oxígeno bajo el agua. Toda esa preparación es a largo plazo”, argumenta.

Y cuándo ya estamos a punto de entrar a surfear, ¿Cuál sería la activación previa?

“Y en la activación previa a entrar al agua, quince minutos antes, se trabaja con muchos estiramientos dinámicos. Mucha movilidad y flexibilidad. Mucho balance, propiocepción. Tratar de activar la frecuencia respiratoria cardíaca, colocarla lo más posible a lo que será dentro del agua y también harto trabajo de activación metabólica para generar temperatura ya que estamos en un océano que es frío”, responde.

Concretamente, ¿qué ejercicios deberíamos hacer y que sean fáciles de ejecutar antes de entrar al agua?

“Mira si es en el momento previo, yo trabajaría muchos estiramientos dinámicos. Pueden ser estocadas, sentadillas, inclinaciones laterales, elongación de isquiotibiales, elongación de pectorales. Mucha movilidad articular como péndula de cadera, rotación de hombro, saltar la cuerda, cosas así en el momento más inmediato”.

Momento de enfrentar a Poseidón

Una vez que ya estamos preparados. Compramos nuestro equipo de seguridad, invertimos en una tabla de olas grandes y sobre todo entrenamos lo suficiente; viene la hora de la verdad. Ante una situación donde el mar está por sobre los 3 metros, el aspecto mental es fundamental para entrar el agua.

En el caso de Punta de Lobos, una vez que ya entraste a Los Morros ya no hay vuelta atrás. Devolverse por el canal de desordenadas corrientes sería casi un suicidio. Por ende, es aquí donde los pensamientos que fluyen dentro de tu cabeza, toman un papel determinante a la hora de surfear.

Foto: Juan Luis de Heeckeren

¿Cómo se trabaja psicológicamente la mente del surfista cuando debe enfrentar olas gigantes de tres metros hacia arriba?, lo responde un experto en este tema.

“Es súper importante cuando se trabaja en este tema de las olas grandes y el riesgo, yo lo hago desde la connotación positiva del riesgo. En el fondo, nos preocupamos de cómo vamos a manejar todas las variables psicológicas que son positivas como por ejemplo, la activación, la concentración y la toma de decisiones. Mejorando esas variables, uno disminuye considerablemente el riesgo”, apunta Javier Mestre, psicólogo deportivo de Cristián Merello y de la Selección Junior que participará en el mundial ISA en Japón.

“Colocamos al surfista en la situación de adversidad. Cómo vamos a manejarnos psicológicamente frente a algo que nos ha tocado vivir. Por ejemplo, lo que le pudo haber pasado a Cristián en México y básicamente, yo soy un convencido de que los pensamientos que tenemos sobre las situaciones son los que manejan los estados emocionales”, agrega.

“Por lo tanto, el vivir una situación riesgosa en este deporte tan extremo como es el surf, es parte de esto. Lo que no significa que te volverá a pasar en forma inmediata. Los deportistas muchas veces tienen pensamientos que son irracionales frente al riesgo y eso genera un temor que  los nubla. Frente a esas situaciones, trabajamos mucho con el control del pensamiento y la racionalización de los pensamientos negativos”, complementa Mestre.

  • ¿Eso significa liberar la mente?

“Claro, liberar la mente a partir de los pensamientos para que de esa forma, se pueda manejar la respuesta emocional y la respuesta conductual que el surfista tiene frente a la situación deportiva propia que en este caso sería en la ola misma”, responde Javier Mestre.

Ya lo sabes, si piensas surfear en olas grandes, toma en cuenta nuestras consideraciones. Autocuidado siempre.

Buenas olas.