“Uno termina estas carreras con un inmenso sentimiento de satisfacción”

50

Jean Pierre Saintard es un chileno radicado en Estados Unidos desde el 2006. Cómo todo inmigrante que llega al gigante americano tuvo que sortear a la adversidad constantemente. En la actualidad, es dueño de RipXFit, un centro de entrenamiento especializado en preparar a deportistas para carreras espartanas. Conoce algo más de esta gran historia a continuación en nuestro nuevo Testimonio PD.

Camilo Zavala P.

Vivir en Estados Unidos no es cosa fácil. Superar la barrera idiomática del inglés, llenar un montón de papeles que acrediten que no eres terrorista y adentrarse en una cultura de primer mundo totalmente ajena a la nuestra, son algunas de las cosas que tienen que sortear muchos compatriotas que se aventuran en probar suerte en este país.

Emprender y formar una empresa ya es otro cuento. Son contados con los dedos de las manos los chilenos que han podido abrirse paso en el mercado estadounidense.

Hoy te mostraremos la entrevista a Jean Pierre Saintard. Ciudadano chileno radicado en Wilmington, Carolina del Norte, Estados Unidos. Lo que verás a continuación es un fiel reflejo de que hacer las cosas con amor, determinación y perseverancia,  tarde o temprano trae resultados.

Toma nota.

¿Cómo era tu vida en Chile antes de radicarte en EEUU y qué te motivo a emigrar?

“Antes de venir a USA me titulé de Profesor de Educación Física, pero me perdí mi graduación y trabajaba en el gimnasio Power House (Energy) como personal trainer mientras terminaba mis estudios. Un día de febrero, me disponía a viajar a argentina para mis vacaciones y me percate que había extraviado mi cedula de identidad. Al día siguiente, sin falta, fui al registro civil de La Reina y conocí ahí una ciudadana americana. Le pedí el teléfono y comenzamos a salir. En diciembre (2005) de aquel año me case con ella. Ambos decidimos justo antes de casarnos, que nos iríamos a vivir a USA, así que iniciamos mis trámites legales para poder emigrar. En febrero 13 del año 2006 llegue a Estados Unidos, sin mucho dinero y sobrestimando ampliamente el conocimiento del idioma del inglés”.

 

¿Cómo fueron tus inicios al llegar a EEUU, qué hacías, estudiabas, trabajabas?

“Mis primeros meses fueron más que nada dedicados a arrendar un hogar para vivir, aprender inglés, adaptarme a una nueva cultura que no es nada de fácil y tratar de buscar trabajo como Personal Trainer. Tuve algunos pequeños intentos, pero fueron fallidos, debido a que mis expectativas eran mayores que la realidad. Trabajar en Gold’s Gym es bien mal pagado, no conocía a nadie en la ciudad y mi nivel de inglés no era lo suficientemente bueno como para poder realizar mis labores de entrenador como corresponde. Tuve que empezar a trabajar en un restaurante por algunos meses como ayudante y después como mesero. Al cabo de 9 meses, tuve mi primera entrevista, en un gimnasio más reconocido, pero no me contrataron de inmediato, ya que mi Ingles aun no era bueno. Me dejaron siguiendo a otros entrenadores por mas menos un mes y medio. Luego de este periodo, me dieron mis primeros clientes, y permanecí en ese gimnasio llamado Wilmington Athletic Club por mas menos 5 años. Luego de eso, me fui a trabajar con otro entrenador que abrió su propio Fitness Studio por 2 años. Después de estos 2 años, RipXFit nació en el año 2013”.

¿Qué fue lo más complejo para ti en el proceso de adaptación al país?

“Dejar a mi familia y amigos atrás fue lo más difícil. Hasta que no me mude a Estados Unidos, no solamente físicamente, sino que también mentalmente y de corazón, no me logre adaptar bien. Se tiende a comparar las culturas, había cosas de Chile y Santiago que extrañaba mucho, como los buenos tiempos con los amigos, más cosas que hacer en una ciudad grande y en general las cosas con las cuales te has criado y que antes no pensabas como importantes, por el hecho de tenerlas ahí a la mano. Luego de algunos años, te sientes dividido, como que ya no tienes país, no eres ni de allá ni de acá. Cuando estoy en Estados Unidos, extraño cosas de Chile y viceversa. No se puede hacer un país con cosas buenas o que te agraden de los dos”.

¿Cómo nace la idea de tener un proyecto o emprendimiento propio?

“Nació frente a la adversidad. Cuando decidí abrir RipXFit, es cuando me di cuenta que no quería tener un socio, ya que la sociedad no fue bien concebida. Teníamos con mi socia, diferentes visiones de como queríamos gestar las clases, o entrenar a nuestros clientes. Nuestras diferencias se amplificaron producto de esto, y al cabo de 2 años, tuve que independizarme 100%. RipXFit primero nació como nombre de una clase grupal, tipo Boot Camp, en la cual mezclábamos movimientos funcionales, con movimientos aeróbicos, muy parecido a CrossFit, pero con menos énfasis en levantamientos olímpicos y con mucho más abertura y menos rigidez de recibir movimientos de bodybuilding y otros implementos menos  convencionales, como cargar baldes con escombro, troncos, etc”.

¿Qué conceptos has querido plasmar de RipXFit?

“RipXFit es mucho más abierto que CrossFit, no tenemos las ataduras de CrossFit en el cual estas forzado a hacer levantamientos olímpicos, y otros movimientos de base para esa disciplina. En RipXFit, yo planteo objetivos para cada mesociclo, y busco las mejores formas y movimientos para poder lograr esos objetivos. Cuando corremos, lo hacemos mayormente en senderos, terrenos arenosos y pasto, altos y bajos”.

 

¿Qué ha sido lo más difícil de emprender un proyecto como RipXFit en EEUU?

“En Estados Unidos hay mucha competencia y gran variedad de programas, entonces, cuesta un poco dar a conocer que RipXFit es una excelente opción para personas que buscan un desafío distinto, como lo son las carreras Espartanas o Spartans Race”.

 

¿Cuál es la oferta de valor que tiene RipXFit para sus clientes y deportistas?

“Lo que más me gusta de RipXFit y del entrenamiento espartano, es que entrenamos para mejorar o completar una carrera, en la cual uno va a tener que cruzar por distintas fases que se asimilan mucho a las fases en las cuales uno atraviesa por la vida. Hay momentos en los cuales uno quiere parar, rendirse, darse por vencido y renunciar, pero uno, desde lo más profundo de nuestro ser, sacamos a relucir lo mejor que tenemos, vienen a la ayuda muchas cualidades positivas tales como perseverancia, tozudez y coraje. Uno termina estas carreras con un inmenso sentimiento de satisfacción. Uno quiere volver después a entrenar y fijar un nuevo desafío. Uno tiene un por qué para entrenar día a día”.

 

¿Cuál es tu rol en RipXFit a parte de ser el dueño y cuál es el equipo de trabajo que te acompaña?

“En RipXFit también soy entrenador y competidor de carreras Espartanas. En mi equipo, que aún no es tan amplio, me acompaña un excelente entrenador. Este entrenador, se encarga de algunas clases de fuerza y movilidad, como a su vez, me ayuda a realizar los programas de entrenamiento”.

 

¿Cómo llegas a la práctica del Spartan Race?

“Llegué en busca de un desafío nuevo. Correr por correr, no me motivaba mucho y luego de realizar CrossFit por 3 años, me aburrí un poco de la falta de variedad que el deporte ofrecía en ese momento. Me di cuenta que CrossFit no era lo mío. Entonces decidí inscribirme en una carrera Espartana y me preparé por algunos meses. Luego de hacer la primera carrera, me enamore del deporte”.

 

¿Qué tiene este deporte que ha ido creciendo tanto en los últimos años?

“Creo que el deporte ofrece no solo valor en lo deportivo, sino que también crea comunidad. Las carreras las puedes correr individualmente, pero también en grupo. En las competencias creas amistades y esas amistades las ves en otras competencias. Antes y al final de las carreras, nos juntamos a conversar o a celebrar. La camaradería del deporte es muy bonita”.

 

¿Cuáles son las carreras más importantes de Spartan Race en EEUU?

“Generalmente las carreras que van a ser televisadas, son las que todos quieren ir, ya que son más difíciles, pero también hay carreras que ya son un clásico, tales como Vermont, Virginia, Pensilvania, Colorado, New Jersey y por supuesto el Campeonato Mundial en Tahoe”.

 

¿Qué es lo que más te asombra del deporte en EEUU?

“Me asombra ver como el deporte se va masificando y mucha gente que antes no entrenaba y no hacía nada físico o desafiante, se incorporan a esta actividad y su vida les transforma por completo”.

 

¿Cómo viviste la Copa Centenario siendo chileno residente en EEUU?

“Fue absolutamente asombroso y me sentí muy orgulloso. Vi muchos de los partidos por la televisión, pero tuve la oportunidad de asistir a la final en New Jersey. Presenciar un partido de la Roja fuera de Chile y en vivo, es una experiencia que jamás voy a olvidar”.

 

¿Cuáles son los próximos pasos en tu proyecto empresarial y en tu actividad deportiva en Spartan Race?

“Hacer crecer y masificar RipXFit y Spartan Race. Ir a mas carreras, seguir desafiándome  y divirtiéndome”.

 

¿Qué mensaje les puedes entregar a los jóvenes chilenos que están con la inquietud de emprender en el campo del deporte y la preparación física?

“Que se dediquen a lo que de verdad aman. Que lo hagan con pasión, determinación y energía. Sea lo que sea que sigan, deben entregarse al 100%. Si se van a vivir fuera de Chile, que sean un ejemplo y orgullo para la nación. No hay nada mas lindo que oír fuera del país, que los chilenos son educados, respetuosos y trabajadores.

 

¿Cuando vas a Chile y que es lo que más extrañas?

“Espero volver pronto para visitar a mi familia y amigos de toda la vida. Los amigos del colegio y del barrio nunca se olvidan y siempre se extrañan”.

Ping Pong

  • Comida preferida: Mariscos de Chile
  • Música predilecta: Me gusta el Rock en general sobre todo Tool, Disturbed, Mago de OZ
  • Ultimo libro leído: The outliers (Los fuera de serie)
  • Restorán adicto: Copper Penny (Wilmington NC)
  • Equipo hincha: Universidad Católica
  • Pasatiempo favorito: Películas
  • Vacaciones soñadas: Torres del Paine, Chile
  • Carrete predilecto: Con amigos y una buena conversación
  • Ciudad que más te gusta: En Chile, Viña del mar y Valparaíso. En USA,  Charleston.